Artista italiano que celebra la belleza y el encanto de las mujeres en todo el mundo

 

 

 

 

Biografía

 

Lucio Diodati nació en 1955 en Popoli, una pequeña ciudad situada en las colinas italianas de la región Abruzzo. Durante el colegio descubrió su pasión por la pintura, es decir cuando empezó a pintar sus primeras obras. En 1975 atendió a un curso de escenografía en la Academia de Bellas Artes en la ciudad de L’Aquila, entrando así oficialmente en el mundo del arte.
Fundamental fue el encuentro con Gennaro Fiume, un comerciante italiano que le dio la oportunidad de exponer parte de sus obras en su galería en Roma. La natura ha sido sujeto de los primeros cuadros, caracterizada por campos con flores estilizados y el uso de colores primarios. Con su obra “Amiche” de 1985, las mujeres se convirtieron en las verdades protagonistas de sus cuadros.
Los cuerpos femeninos juntos a los colores nos cuentan una historia que sigue existiendo. En 2002 se fue a l’Havana por la primera vez y de aquel momento la ciudad representa una segunda casa para el, un lugar donde el artista logra encontrar su inspiración y liberar su mente. Las obras de Diodati han sido expuestos en algunas de las ciudades más importantes del mundo: Nueva York, Londres, Montreal, Barcellona y La Habana.

 

Crítica

Un arlequín en La Habana
Su interés no era turistico, era crear un puente de amistad entre Italia y Cuba, mas que un turista era un viajero...
Lucio es una careta de turista, un rostro de viajero con colores, valores y un amor compartido entre sus cuatro mujeres: su esposa, sus dos hijas y su arte.
una revisión por parte de Julio Carol Cruz

 

Protagonista son los colores que realizan las mujeres sin nombre. Todo está rodeado de una luz sin espacio y sin tiempo, que doesn t 'pertenecer a un lugar real, pero familiar todavía. El que observa, desde el domador de leones para el internauta, encontrarán en este punto de vista del estado de ánimo derecho a un intérprete mouldab.
una revisión por parte de Mari Salcedo Ramirez

 

La mesa de Arlecchino di Lucio Diodati no tiene el exceso carnal, la descarada opulencia de Botero, pero puede representar la otra cara, que encuentra gestos medidos, colores delicados en las dos dimensiones de las imágenes inventadas que se refieren a un mundo burgués, a una etiqueta respetada y compartida, de una elegancia sin peso y cuerpo, definida por un signo preciso, un contorno sin incertidumbres y dudas.
una revisión por parte de Marzio Dall’Acqua


Contacto

 

correo electrónico: lucio.diodati@tiscalinet.it

móvil: 0039 338 5082687

Sígueme en